Perro

Mi gato

Llegó a casa siendo salvaje. No había quien se acercara a él. De ahí a ocupar más sitio que yo en la cama solo había un paso. Ahora no puedo vivir sin él.