CANDELA CUMPLE 11 MESES

Candela 11 meses

Candela tiene algo mágico que hace que todo el que la ve, la quiera. En Sant Jordi, la gente nos paraba en la calle para hablarle y desearle un buen día; en Plan, una turista se sentó en el suelo, a su lado, mientras ella jugaba con la hierba; más tarde, paseando con ella por el pueblo, alguien dijo: “¡Adiós, Candela!” y yo ni siquiera conocía a esa persona. Un camarero se abrió de brazos y le hizo muecas con solo vernos venir desde lejos. El día que entré en el metro reivindicando —con muy mala leche porque estaba ya cansada de lo mismo— el sitio reservado para gente con ruedas, lo único que dijeron los turistas a los que mandé a paseo fue: “¿Has visto qué niña tan bella?” (eso, pero en italiano).

Porque todo lo que tengo yo de huraña lo tiene ella de simpática, así que si un día nos cruzamos por la calle y no te saludo, ten por seguro que ella sí lo hará.

Y cuánta felicidad me están dando los Posca, oiga.

IMG_8337

Anuncios

PARA GARABATA

Garabata me regaló este retrato por mi cumpleaños y luego cumplió años ella y yo no hice nada porque he pasado una época hasta arriba de trabajo y también hasta arriba de pereza. Así que ayer, mucho tiempo después de su día, le quise agradecer su regalo con otro, este, en el que aparece ella junto a Ángel, su novio y uno de mis mejores amigos. ¿A que son un par de guapos?

Eli y Ángel

Insisto en lo feliz que me están haciendo los benditos Posca.

ARMONÍA

Una vez, hace muchos años, nuestros padres nos llevaron de acampada a Tarifa. Una noche, ellos se fueron de fiesta mientras nosotras dormíamos. A la mañana siguiente, nos despertamos temprano con ganas de alquilar una bicicleta y cansarnos de pedalear. Nuestros padres dormían; tenían resaca. Nosotras —Armonía con su voz hiperaguda y yo, más normal aunque igual de molesta—, nos sentamos en la puerta de la tienda de campaña de los mayores y, muy pacientemente, cantamos a pleno pulmón y en bucle la canción de Marco (ese que tenía un mono y andaba buscando a su madre). Cantamos incansables hasta que, al fin, una mano apareció entre las cremalleras de la tienda con mil pesetas.

Alquilamos las bicis y nos portamos bien el resto de las vacaciones.

No éramos hermanas, pero no había viaje que no hiciéramos juntas.

Y ahora, mi hija y el bebé que crece dentro de Armonía podrán vivir también sus propias aventuras.

Vale.

Armonía

Armo

img477

 

CARLOS WAMBA – in memoriam

Carlos Wamba

“Yo tengo un amigo”.
Las peritas de San Juan.
El té blanco y Albert Pla.
Los gatos pintores.
Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu.
Los Lieder de Schumann.
Aquella coral misteriosa de Schubert.
El africano albino.
El ciego.
La Feria de Abril.
El convento de San Tártaro en el desierto.
“Te estoy mirando”.
Las traducciones simultáneas alemán-español.
Los bombones en verano.
Las excursiones a la playa.
Los descansos de los miércoles.
Las adivinanzas musicales.
La Teoría Hilemórfica de Aristóteles.
La desdramatización por teléfono.
El champú para niños.
El pelo enredado por las mañanas.
La columna del salón.
Los dientecitos de ratón.
El descubrimiento de la lentitud.
Los ojos azules más claros del Universo.

Y al final
uno no se casa con su maestro,
pero tampoco lo olvida.

CANDELA CUMPLE 9 MESES

Candela 9 meses

Es muy divertido verte crecer. Compartir cosas, verte ampliar tu mundo, moverte, articular intentos de palabras, celebrar sabores, elegir juguetes favoritos. Ahora vamos a vivir juntas tu primer verano, vamos a desafiar al sol para mantenernos blancas como la nieve, vamos a pasar frío en la montaña y calor en Andalucía. Y poco a poco, llegaremos a los diez y habremos tachado en nuestra lista unas cuantas primeras veces. Mientras tanto, seguiremos jugando con los patitos de goma en el baño como si fuera la primera vez.

CANDELA YA TIENE 8 MESES

Este mes vengo con retraso. Debería haber escrito este post el 14 de mayo, pero ciertas circunstancias personales y laborales (unas muy tristes y las otras que no falten) me han impedido estar al día con el blog. No en vano, el domingo posterior al fin del a Feria del Libro de Sevilla no hubo viñeta de MaruGenia. No me apetece entrar en detalle, pero si me lees y te apetece poner una vela en su memoria, te lo agradeceremos mucho tanto ella, en paz descanse, como yo.

Sin embargo, aunque un poco tarde, no quería dejar pasar el mes sin el tradicional retrato de Candela. Aquí está ella, con los pequeños rizos que empiezan a nacerle detrás de las orejas, con su primer diente ya a la vista (tiene dos y otro a punto de nacer) y con una sonrisa que… sí, lo llena todo, no me canso de mirarla, bla, bla, bla, pero para ser sinceros, es la que le sale cuando ve en la tele a Juanra Bonet, porque resulta, por si te pasa lo mismo que a mí y no lo sabías, que si te enganchas a un concurso de la tele con un bebé en casa, el bebé también se acaba enganchando y se pone feliz cuando llega la hora y aparece el presentador. La sombra del mito de la mala madre planea sobre mi cabeza, qué le vamos a hacer. Tan pequeña y ya hipnotizada por la televisión. Mea culpa, vale, pero jolines, qué sonrisa.

8 meses

CANDELA CUMPLE 7 MESES

Candela 7 meses

Estrenamos mes con muchas novedades en la vida de Candela. Entre otras cosas, le acaba de salir su primer diente. ¿Sabías que un diente podía llegar a hacerte inmensamente feliz? Porque a mí me ha pillado por sorpresa, pero cuando antes de ayer le noté el diente, lo toqué, lo vi… ¡me hizo tanta ilusión como si encontraran un manuscrito perdido de Cervantes! Aunque, por otro lado, también me da pena no volver a verla más así, desdentadita, como un bebé en sus primeros meses. ¡No puedo tener la primera crisis del crecimiento! ¿Qué voy a dejar para la adolescencia? ¿¿Qué va a ser de mí cuando me entre el síndrome del nido vacío?? Madre mía… mejor dejo de escribir, que me ha entrado vértigo solo de imaginar que mi niña se marcha de casa para estudiar una carrera en la Conchinchina… todo me da vueltas.

¡Maldito diente!

Por cierto, el retrato de este mes está hecho con lápices Faber Castell. Para mí es una técnica nueva, nunca se me dio bien dar color con lápices, pero esta vez me apetecía probar.