Huelga a la japonesa

Una de las cosas a las que te enfrentas cuando eres madre y no tienes ni pajolera idea de lo que haces (como es mi caso, que no sabía ni cómo cambiar un pañal), es a la superproducción de leche. La subida de la leche es una putada porque tus tetas se independizan de tu cuerpo y empiezan a hacer cosas que no puedes controlar como ponerse duras como piedras, crecer a lo loco y doler (tan solo los primeros días, luego todo va bien, no te asustes).

Sin embargo, para mí la verdadera lata es encontrarme con que tengo la capacidad de alimentar a toda la población de Coria del Río (mi pueblo natal, es el primero que se me ha venido a la cabeza) con tan solo un pecho (con el otro podemos hacer algo en La Puebla del Río, se me ocurre). Ellas van por libre, producen leche a mansalva, no vaya a ser que mi beba pase hambre. Pero claro, igual que cuando un vaso se llena hasta arriba, se acaba derramando, lo mismo pasa con mis tetas, que rebosan. Y así ando siempre, derramada perdida, con un manchurrón de leche desde la altura del pezón hasta el bajo del jersey (pasando por el disco de lactancia, el sujetador y la camiseta interior porque cuando mis tetas hacen huelga a la japonesa, la hacen pero mu requetebién) y empapada que con este frío ya me ha costado un buen catarro.

El sacaleches (os haré un post dedicado a este invento del cielo, que a mí me está salvando de mi paranoia de no desperdiciar leche, que parece que tenga el síndrome de la posguerra) está que echa humo de tanto trabajo que le doy y claro, pasa lo que pasa, que entre lo que chupa la niña y lo que chupa el trasto, mis tetas se vuelven locas venga a producir y el círculo vicioso parece lejos de acabar.

Poco me importa, la verdad, yo lo único que quiero es dejar de mojarme hasta que alguien invente la versión lactancia de la copa menstrual, una especie de bote que se ajuste a las tetas como el sujetador de Madonna y recoja todo lo que sale disparado. Que, por cierto, pegarle con el chorro de leche a la niña en to la cara es un clásico, pero es que en casa hemos alcanzado el nivel de pegarle un chorrazo al padre sin comerlo ni beberlo, que el pobre me tuvo que avisar de que iba hecha un aspersor por la casa (cuando das el pecho pasas mucho rato con las tetas al aire, no es que tenga yo el hábito de ir en pelotillas por la casa, son cosas de la maternidad).

Vale.

Huelga a la japonesa

Anuncios

MI AMADO LAS MONTAÑAS

Hoy he subido a Montserrat con Marta y, aunque el objetivo era mover el culo, no hemos podido evitar dibujar aquellas vistas tan maravillosas y mágicas que la montaña nos regalaba.

IMG_8067

Un saludo, desde aquí, a la señora inglesa y a su guía, que se pararon a saludarnos cuando nos vieron dibujar. La señora estaba encantada con Montserrat, venía de tener alguna Epifanía o algo así porque yo no había subido ni la mitad de alto que ella y ya había echado el hígado por la boca.

Hoy se puede decir que hemos practicado sketching de alto riesgo porque dibujamos la montaña sentadas al borde de un barranco que daba un vértigo de muerte.

Captura de pantalla 2016-05-16 a las 15.20.28

Festival Holi de Terrassa

FullSizeRender

IMG_8006

Nunca había estado en un Holi de estos donde la gente se lanza polvos de colores como si no hubiera mañana. Hoy se ha celebrado uno en el parque de Vallparadis en Terrassa y, acompañados de música y de exhibiciones de danza del vientre y hip-hop, nos hemos embadurnado de vómito de oso amoroso. O hemos hecho la croqueta en un arcoíris, lo que más moña te parezca. En cuanto al dibujo, ha sido tan fácil como esbozar una pequeña multitud y abrir la libreta justo en el momento del lanzamiento. Luego lo he fijado con spray y hale, Holi plasmado en libreta de dibujo.

IMG_8009

PALAU REIAL MENOR, escenario de LA FILLA DE LILITH

Captura de pantalla 2016-04-04 a las 23.26.43

Ya os había hablado de mis colaboraciones en el blog de Glòria Sabaté. Hoy hay una nueva ilustración de un escenario de la novela del que solo se conserva una capilla: el Palau Reial Menor, en Barcelona. Luis nos habla de este misterioso lugar aquí.

La Filla de Lilith sale a la venta el 6 de abril en catalán y próximamente tendremos también la traducción al castellano. No os la perdáis, atrapa tanto que no podréis dejar de leer ni para dormir…

Dona sangre, dona vida

Hoy se realiza la campaña para fomentar la donación de sangre en Terrassa. Los bomberos han sido los compañeros perfectos y la iniciativa está siendo un éxito: había cola para donar. Nuestro amigo Albert, bombero voluntario desde hace años, nos ha enseñado los entresijos de la profesión (y digo “nos” porque iba acompañada de Marta).

FullSizeRender

IMG_7009

IMG_6999

IMG_7002

Hemos aprendido que el traje de bombero pesa y que es más fácil dejártelo puesto para siempre que sacar los pies de esas botas.